COMUNICADO DE LA ASAMBLEA DE VIVIENDA CENTRO: ¡CaixaBank quiere desalojar La Obra Social La Manuela!

Tras recuperar tres edificios dentro de la campaña de Obra Social en Madrid en lo que va de año (La Manuela el 5 de enero, La Leona el 27 de abril y La Cava Encendida el 11 de mayo), la Asamblea de Vivienda Centro se enfrenta al intento de desalojo de la primera de las ellas: La Manuela. La campaña de Obra Social de las asambleas de vivienda 15M y de la PAH, consiste en la recuperación de edificios vacíos en manos de entidades financieras para que personas sin alternativa habitacional puedan tener un lugar donde vivir, con la intención además de negociar con la propiedad de los inmuebles recuperados un alquiler social justo.

 

La Manuela, una de las más de 20 Obras Sociales del Estado, fue liberada el pasado 5 de enero por familias que, ante la realidad de verse en la calle, se organizaron en la Asamblea de Vivienda Centro y con apoyo de las asambleas de vivienda de Madrid recuperaron este edificio del barrio de Malasaña, en Madrid. A los pocos días, la propiedad, CaixaBank a través de su promotora inmobiliaria BuildingCenter, interpuso una denuncia. Sin embargo, a la vez que ocurría esto, comenzaba un proceso de negociaciones que se ha desarrollado durante estos meses entre CaixaBank y las familias ocupantes con la intención, según ha manifestado de forma continuada CaixaBank, de llegar a soluciones habitacionales a través del alquileres sociales.

 

En esta situación de negociación se encontraba la Asamblea de Vivienda Centro con la propietaria del inmueble, CaixaBank, cuando el pasado 10 de julio, y sin previo aviso por parte de los interlocutores del banco, el Juzgado de Instrucción nº 35 de Madrid ordenaba el desalojo cautelar de La Manuela. La asamblea tuvo acceso a esta orden a partir de una consulta rutinaria del expediente del procedimiento judicial abierto. La orden está efectuada con fecha abierta y lleva aparejada una serie de defectos de forma que incumplen la normativa que vela por garantizar los derechos fundamentales y que, a nuestro juicio, hacen imposible la ejecución del desalojo al menos a corto plazo.

 

Destaca la enorme contradicción que CaixaBank ejerce: mientras que para con Vivienda Centro y más específicamente para con las habitantes de La Manuela, adquiere el compromiso de estudiar los casos y facilitar soluciones habitacionales para 13 de las 20 familias que la habitan, decida no retirar la denuncia ni comunicar a la jueza la situación de negociación que se está llevando a cabo. Tanto la Asamblea de Vivienda mencionada como quienes habitan el edificio, son conocedoras del desalojo sin fecha al que están expuestas gracias a que las abogadas que defienden a las familias desarrollan sus funciones con atención y minucia, haciendo un seguimiento constante del estado del expediente. Así, a través de una orden judicial y en ningún caso por parte de uno solo de los miembros de Caixa Bank , Vivienda Centro y La Manuela, que están en periódica comunicación con la entidad bancaria, se dan cuenta con estupor y alarma del posible desalojo que se cierne sobre las familias. Resulta sintómatico que la entidad pida y espere confianza cuando al mismo tiempo mantiene activo el curso de la denuncia, desde su -ahora sabida- pasividad ante lo que sí que pueden pero no quieren hacer: retirar la denuncia o al menos detener el desalojo. Uno de los defectos de forma de que adolece la orden de desalojo es, entre otros, la ausencia de fecha para el mismo, detalle que hoy día está directamente reñido con la legislación al respecto. La preocupación por parte de las familias que dan vida a La Manuela es natural si nos remitimos a la experiencia reciente en otras Obras Sociales como el Bloc Salt en Girona o la Corrala Utopía en Sevilla, en las que contraviniendo las leyes que delimitan y definen las posibilidades de actuación en el ámbito de la vivienda, las autoridades hacen caso omiso de las mismas. Añadir que consideramos que la orden carece de sentido en cuanto al riesgo de que el inmueble sufra daños, puesto que desde que en 2009 quedara vacío, en ningún momento ha sido mejor tratado y cuidado. La recuperación de viviendas se basa también en la diligente mejora con la que las familias que habitan las Obras Sociales dan vida tanto a la edificación como al barrio. Las familias que moran el bloque guardan y cuidan el mismo a través de su óptimo mantenimiento y evitan por ende los frecuentes actos de vandalismo que, como es sabido, son ejercidos con frecuencia sobre inmuebles similares, impidiendo de este modo el deterioro del mismo. Pero no basta con ello, la referida orden a día de hoy, no ha sido notificada de forma fehaciente a las habitantes como tampoco a las activistas por la vivienda digna que están identificadas y que declararon en el juzgado nº 35 el pasado 29 de abril.

 

Irónicamente Caixa Bank defiende su imagen corporativa basándola en un supuesto interés de alta calidad humana hacia las personas, que se vanagloria con el discurso de no desahuciar a la gente, que gasta millones en desarrollar campañas de Obra Social cuando es el tercer banco que más desahucios ejecuta y que somete desde el pasado viernes 11 de Julio a las familias del edificio recuperado La Manuela a vivir con la angustia de poder ser despertadas en mitad de la noche, o de ser amargamente sorprendidas en cualquier momento por los antidisturbios, lo cual resulta cuanto menos chocante. La continua reticencia a solicitar la paralización del desalojo cautelar interrumpe con estrépito la estabilidad que «las Manuelas» empezaban a obtener. Estabilidad, tranquilidad, que Caixa Bank unas veces ha utilizado como relleno de su discurso y otras se ha afanado en utilizar a modo de ornamento distractorio para la aparentemente fluida negociación. Estos hechos nos hacen pensar que CaixaBank tiene intención de dejar a las familias en la calle y sin solución, ya que no está dispuesta a ceder un ápice en la insistente petición por parte de Vivienda Centro, de que paralice el posible desalojo. Nosotras, las habitantes de La Manuela y la Asamblea de Vivienda Centro, exigimos a CaixaBank que respete los acuerdos alcanzados a lo largo de estos meses de negociación y que garantice el alquiler social para las unidades familiares según su propio compromiso, conminamos a Caixa Bank a que paralice cualquier intento de desalojo de las viviendas. Ni gente sin casa ni casas sin gente. ¡La lucha sigue!

 

Pero La Manuela no es el único espacio de lucha que está amenazado. Las iniciativas ciudadanas de autogestión, autoorganización, solidaridad y apoyo mutuo se ven reprimidas por una legislación que defiende la propiedad privada frente a las necesidades básicas de las personas y que únicamente ofrece como solución una caridad y un asistencialismo que no atacan el problema en su raíz, sino que maquillan sus consecuencias. Queremos cambiar las condiciones materiales de nuestros barrios y pueblos. Y no hallamos otra solución que hacerlo nosotras y nosotros: las vecinas y vecinos que los habitamos.

 

El Centro Social Okupado «La Traba» en el distrito de Arganzuela es hoy un buen ejemplo. Un espacio que está amenazado con ser desalojado mañana martes 22 de julio, un espacio que es desde hace siete años el punto de encuentro social del barrio por venir acogiendo a sus vecinas y vecinos en el desarrollo de todo tipo de actividades, desde la autoorganización y a través de la autogestión. Así, acudiremos a la llamada de La Traba para intentar detener el desalojo y animamos a todo el mundo a que se sume a la resistencia mañana martes en la Calle Batalla de Belchite nº 17, a las ocho de la mañana. Pero La Traba no es el único espacio amenazado en Madrid; La Morada en Chamberí, La Casika en Móstoles, El Patio Maravillas en Malasaña, se enfrentan a procesos de desalojo que también denunciamos y denunciaremos. Además, aprovechamos para hacer público que apoyamos a la familia Gracia de Ofelia Nieto 29, en el enfrentamiento que el Ayuntamiento de Madrid viene provocando durante los últimos 10 años al tratar de derribar el inmueble del que son propietarios desde el siglo pasado, desde 1954, en la calle que nos remite a esta conflagración: Ofelia Nieto 29. ¡Sí Se Puede! El Tribunal de Justicia de la Unión Europea, en Luxemburgo, ha vuelto a declarar abusiva la ley hipotecaria española después de una reforma del gobierno que echa por tierra las demandas de la ILP promovida por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca y secundada por más de 500.000 personas en el Estado Español. Luchamos porque inminentemente den espacio a una ley que, a diferencia de la actual, no devaste los derechos humanos.

 

Nos quieren en soledad. Nos tendrán en común. Un desalojo, otra okupación.

Asamblea de Vivienda Centro de Madrid

 

Orden de desalojo de la Obra Social La Manuela

One response to “COMUNICADO DE LA ASAMBLEA DE VIVIENDA CENTRO: ¡CaixaBank quiere desalojar La Obra Social La Manuela!”

  1. Boletín Informativo Nº102 | Asamblea Popular Majadahonda

    […] La Caixa Banc quiere desalojar el edificio La Manuela liberado por la Obra Social de la PAH para ofrecer vivienda a varias […]

Leave a Reply